Arte

¿Cuál es el propósito de un director en una orquesta?

El director es responsable de dirigir la orquesta y mantener unidos a los músicos. Marca el ritmo y gestiona la dinámica de la música.

El director es una especie de «hombre de frente». Algunas personas creen que toda la orquesta necesita un director para funcionar como un solo conjunto, y no solo eso, ¡sino un director competente!

Este hombre…

¿Qué hace realmente?

Nunca he sido un gran fanático de las óperas o las representaciones orquestales, pero aun así, es difícil no apreciar el talento y el esfuerzo colectivo que se necesita para organizar esos espectáculos. La cantidad de trabajo que implica preparar un conjunto como este es insondable. El hombre con la melodía del violín se está elevando, el bajo del violonchelo, el piano de cola está marcando un ritmo, y la flauta está silbando su alma, pero en medio de todo ese hermoso caos hay un hombre sacudiendo su… manos vestidas como Drácula.

Es difícil entender exactamente lo que se supone que debe hacer un conductor con nada más que sus manos y su varilla. Tal vez fue a Hogwarts, solo para descubrir que era muggle hace mucho tiempo, pero no quería dejar que su varita se desperdiciara. Mi ignorancia de los conductores es la razón principal por la que parecían un cruce entre un policía de tránsito y un mago fracasado. Sin embargo, después de algunas investigaciones, me di cuenta de que son casi indispensables para las artes escénicas. Los directores son muy importantes durante estas actuaciones y su talento es inigualable.

Esta persona, conocida como ‘El Remitente’, tiene una varita, pero se la conoce más formalmente como ‘Bastón’. La naturaleza del director ciertamente ha cambiado y cambiado en los últimos mil años más o menos. Desde una perspectiva más común, puedes pensar en los directores como el equivalente musical de los directores de equipos deportivos. No puedes cuantificar exactamente lo que hacen, pero lo sabes cuando lo ves.

Los grandes directores deben ser capaces de convencer a los jugadores y al público de su autoridad; sus principales objetivos se describen a continuación:

Controla los latidos

El director gestiona la velocidad a la que se reproduce la música. Por lo general, usando su mano derecha para sostener la batuta, establece el tempo de la pieza y les dice a los músicos cuándo comenzar una nueva barra o sección de la pieza. En realidad, el movimiento que usa es bastante similar al de un profesor que le pide condescendientemente a un alumno que se ponga de pie. Para comunicarse con los músicos, la mayoría de los directores utilizan señales tradicionales con sus baquetas y movimientos precisos de las manos. Las expresiones faciales también pueden ser importantes para retratar el carácter de la música o para motivar a los intérpretes durante la interpretación.

La música

Una pieza musical sigue un tempo específico en cada punto de la música, y la música orquestal se define comúnmente usando cuartos de tiempo. Por ejemplo, si el tempo es 2/4, significa que el músico debe tocar una nota en los tiempos alternativos. Si el tempo es 2/2, significa que el músico debe tocar una nota en cada tiempo. Eso sí, esta es una forma muy básica de explicar los ritmos… las interpretaciones orquestales son mucho más complejas.

Durante una sección instrumental solista (o, en una ópera, durante un solo sin acompañamiento), algunos directores dejarán de contar todas las subsecciones y simplemente tocarán la batuta una vez por compás para ayudar a los artistas que están contando los compases. Una nota sostenida con la mano plana a menudo se muestra con la palma hacia arriba. El final de una nota se puede indicar mediante un movimiento circular, el cierre de la palma o el pellizco de los dedos y el pulgar.

El director mira a cada músico (o parte de los instrumentos) para dar instrucciones, y tiene que afinar sus manos de manera diferente para cada instrumento. Si los ejercicios no fueron muy fructíferos, esta tarea será aún más difícil. Sin embargo, las orquestas grandes ni siquiera necesitan señales de tiempo del director y su nivel de habilidad les permite adaptarse a los cambios espontáneos.

Dirigiendo la Orquesta

El director es una especie de «hombre de frente». Algunas personas creen que toda la orquesta necesita un director para funcionar como un solo conjunto, y no solo eso, ¡sino un director competente! Las actuaciones dirigidas por directores ‘novatos’ a menudo tienen una cualidad vacía, incluso con una orquesta talentosa. Los violines son ensordecidos por los violonchelos, y los clarinetes no acompañan al piano, porque no hay un espíritu guía que lo cohesione todo. Cuando los conjuntos no necesitan ayuda para permanecer juntos, el director hará más gestos para provocar pequeños cambios en el nivel dinámico, el carácter expresivo y otras elecciones estilísticas de los músicos.

Las orquestas suelen ser bastante grandes y todos tienen una idea diferente sobre el tempo y la articulación. El director debe proyectar un fuerte sentido de autoridad para convencer a la gente de que se debe seguir su interpretación de la partitura.

Interpretación de la música

Aunque todos los músicos de la orquesta leen la música que se les presenta, con el tiempo se vuelve muy tediosa. Afortunadamente, cada director insufla nueva vida a cada pieza con sus propias interpretaciones. Pequeños movimientos de cualquiera de las manos podrían informar a los músicos o al público sobre la intensidad y el sostenido de una sola nota. Los directores tienen su propia mentalidad refinada para cada obra, que expresan a través del complejo lenguaje de los geots. Si bien hay algunos gestos comunes que verá en la mayoría de los directores comunes, la mayoría de los grandes directores tienen su propio estilo único.

Solo razones estéticas

La escala de la orquesta es enorme, y cada músico probablemente tendrá más talento que nosotros. Sin embargo, nuestros ojos siempre están dirigidos hacia el podio. Hacemos una conexión visual con la música a través del director. Su intensidad y energía nos dan una idea de lo que la música está tratando de expresar. Los directores masculinos usan los músculos flexionados y la tensión en sus manos para expresar esta intensidad y comunicársela a los intérpretes y al público.

Así que… para todas aquellas personas que pensaron que el hombre en el podio solo estaba ahí para sacarle los mosquitos al violinista, ahora saben que el propósito del director es múltiple. Un director de orquesta puede no hacer un sonido, pero une a los músicos y, dependiendo de su poder, autoridad y estilo, ¡puede ayudarlos a crear una música verdaderamente hermosa!

Cristy

Somos entusiastas de los temas científicos, del estudio y el conocimiento. Traemos para ti los casos más curiosos de la ciencia y como pueden ayudarte. Preguntas y respuestas que quizás alguna vez te has hecho, están aquí.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba